¿Qué zonas de nuestro cuerpo resultan más erógenas?

5 razones para disfrutar del masaje a 4 manos en Eden Tenerife
mayo 16, 2022
Masaje para parejas: Conecta con tu pareja a través del placer
junio 23, 2022

Nuestro cuerpo está repleto de terminaciones nerviosas que nos permiten sentir diferentes sensaciones si las masajeamos. Muchas de ellas son especialmente sensibles, y explican por qué sentimos placer ante una caricia, una fricción e incluso un simple contacto. Los masajes actúan en estas zonas, con el fin de provocar relajación y placer a partes iguales. Si, además, disfrutamos de un masaje erótico, estas sensaciones se vuelven mucho más intensas, multiplicándose y permitiéndonos experimentar un climax de placer indescriptible.

Para que esto sea posible, los masajes eróticos se centran en la estimulación de todas y cada una de las zonas más erógenas de nuestro cuerpo, con el fin de aportar sensaciones únicas y muy placenteras.

Al contrario de lo que a simple vista puede parecer, el masaje erótico no solo se centra en las zonas sexuales. Además de tenerlas en cuenta, también actúa sobre otras zonas corporales que, aún sin encontrarse cercanas a los órganos implicados en el placer sexual, nos provocan un torrente de sensaciones muy importante. Son las llamadas zonas erógenas, y nuestro cuerpo está repleto de ellas. Conocerlas supone una manera de dar y recibir placer en los momentos íntimos con nuestra pareja. ¡Toma nota de ellas!

Las zonas erógenas que deberás masajear para descubrir el placer máximo

El cabello

Hombres y mujeres disfrutan por igual cuando reciben un masaje en la cabeza. Nuestro cuero cabelludo está repleto de terminaciones nerviosas de difícil acceso, debido a la capa de cabello que suele cubrirlas. Esto explica por qué podemos llegar a sentir sensaciones placenteras, e incluso escalofríos, cuando alguien se presta a masajearlo.

El cráneo supone, por tanto, una de las zonas más erógenas que poseemos. Prueba de ello son la cantidad de masajes que tienen en cuenta esta zona, e incluso que se centran exclusivamente en ella. Los masajes eróticos tienen en cuenta el cabello, así como toda la zona del cráneo, para intensificar las sensaciones experimentadas.

Cuello

¿Quién es capaz de resistirse a una caricia en el cuello? Cualquier contacto que recibamos en esta zona es capaz de activar todos nuestros músculos y desatar nuestras ganas de dar y recibir placer. Es, por tanto, una de las zonas que más se tienen en cuenta a la hora de realizar un masaje erótico; sus consecuencias son ya de sobra conocidas, así como sus sensaciones.

Podemos masajear el cuello con aceites y/o cremas, realizando un pequeño masaje con nuestras manos, acariciarlo con algún objeto sensible, e incluso recorrerlo a besos. ¡Resultará más que placentero y encenderá la mecha del amor!

Orejas

Supone una de las zonas más erógenas de nuestra cabeza, especialmente en hombres. El lóbulo de la oreja está repleto de terminaciones nerviosas, y por ello resulta tan placentero al estimularlo con la lengua. Los momentos íntimos son la ocasión ideal para comprobar qué consecuencias puede aportar al momento un buen masaje en esta zona tan erógena.

La boca

Supone uno de los centros principales de nuestro cuerpo, especialmente destinada a dar y ofrecer placer de múltiples maneras. Los labios suponen uno de los puntos de estimulación más efectivos de todo nuestro cuerpo, lo que explica la importancia de los besos apasionados en los momentos de placer. Su lengua, además, supone un músculo altamente sensible y capaz de crear las sensaciones más placenteras si recorren el cuerpo de otra persona.

Las extremidades superiores

Las caricias en las extremidades superiores son, para muchas personas, todo un torrente de sensaciones capaces de desatar los deseos más sensuales y oscuros. Masajear esta zona resulta, por tanto, esencial para poder disfrutar de las sensaciones relajantes y estimulantes que se intentan conseguir con el masaje erótico.

Las manos, por su parte, también ayudan a crear estos mágicos efectos. Suponen nuestra principal zona de contacto; las terminaciones nerviosas que contiene nos permiten disfrutar del tacto de aquellas zonas más sensuales de nuestra pareja, e incluso de nosotros mismos; son claves para dar y recibir placer en esos momentos íntimos que disfrutamos en soledad o en compañía.

Los senos

Nos encontramos con una de las zonas más sensuales de nuestro cuerpo, especialmente en cuerpos femeninos. Se trata de uno de los puntos clave en masajes eróticos, pues su estimulación es capaz de desatar las ganas de sexo, disfrutar del momento y de aumentar el placer en el orgasmo. Los pezones resultan zonas muy sensibles, por lo que deberemos trabajarlos con precaución y mucho cuidado. Solo así conseguiremos que aumente la temperatura sexual.

Los hombres también pueden beneficiarse de este placer sexual, a pesar de las diferencias físicas en el desarrollo de los senos femeninos y masculinos.

Glúteos

El masaje de los glúteos es esencial en cualquier tipo de masaje erótico, pues, al encontrarse tan cerca de los genitales, pueden considerarse una de las zonas erógenas más estimulantes de nuestro cuerpo. Especialmente si se masajea con aceites y/u otros productos seguros que ayuden a mejorar el tacto, resultan una ocasión ideal para generar un mayor deseo y sensualidad.

Genitales

El momento cumbre del masaje erótico llega cuando abordamos los genitales. Estos suponen la zona más erógena de nuestro cuerpo, así como nuestro mayor centro de placer. Nos permite disfrutar de miles de sensaciones que, a pesar de poder experimentarlas repetidamente a lo largo de nuestros encuentros sexuales, no dejan de sorprendernos y gustarnos.

Existen infinidad de maneras de dar y ofrecer placer en nuestros genitales; el cuidado y la higiene son factores determinantes para disfrutar de unos momentos seguros y sanos, donde la persona que los recibe ofrece todo su placer a quien lo estimula.

Nuestros masajes eróticos recorren estas zonas genitales, y pueden acompañarse (o no) de la eyaculación del cliente.

Pies

¿Quién puede resistirse a una sesión de cosquillas en sus pies? La planta, el empeine y sus dedos están repletos de terminaciones nerviosas que nos permiten experimentar un intenso placer cada vez que son estimuladas. Estas sensaciones pueden elevarse con la ayuda de aceites y/u otros productos corporales que intensifiquen las caricias y el torrente de placer que se experimenta. Presionando diferentes zonas de los pies podemos llevar a nuestra pareja, o incluso a nosotros mismos, al éxtasis.

En Eden Massage Tenerife estamos esperándote para masajear todas tus zonas más erógenas y conducirte hasta el más intenso placer. Pide tu cita y descubre nuestros masajes más especiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


telefono

+34 662 960 065




whatsapp

Whatsapp


Call Now Button