Ejercicios de Kegel: Mejora tu vida sexual… y tus orgasmos

Descubre las fantasías sexuales más habituales
diciembre 28, 2022

Todos hemos escuchado, alguna vez, hablar de los ejercicios de Kegel. Son muchos los estudios y los profesionales que recomiendan realizarlos a diario, con el fin de experimentar todos sus beneficios. Y lo cierto es que pocos no son. Además de mejorar la eficacia en la retención de orina, también mejora la calidad de nuestras relaciones sexuales. Descubre de qué se trata, y cómo conseguirlo, a continuación.

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Se trata de unos ejercicios destinados específicamente a fortalecer el suelo pélvico de la persona (hombre o mujer), mejorando así diferentes tipos de problemas cuya base se encuentra en este lugar. Fueron creados por Arnold Kegel, un ginecólogo que marcó historia en la fisioterapia pélvica.

El funcionamiento de sus ejercicios se volvió muy popular desde sus inicios, y lo sigue siendo actualmente. Sus beneficios, así como su facilidad de llevarlos a cabo, son los causantes de la popularidad creciente de esta técnica, a través de los años.

Estos ejercicios se destinan para mejorar algunos problemas causado por un suelo pélvico debilitado, como problemas en la retención urinaria o fecal, mejorar el estreñimiento y la recuperación postparto.

Pero estos no son sus únicos beneficios. Gracias a las consecuencias que provocan en la circulación sanguínea, tienen el poder de mejorar nuestras relaciones sexuales y experimentar placeres mucho más intensos.

¿Por qué los ejercicios de Kegel mejoran nuestra vida sexual?

Estos ejercicios poseen grandes efectos sobre nuestro cuerpo. Realizados de manera adecuada, nos aportan:

Permite una mayor (y más rápida) excitación

Los ejercicios de Kegel poseen un gran impacto en la circulación de nuestros órganos sexuales. La vagina es uno de los músculos más importantes en nuestra vida sexual. En ella recae gran parte del trabajo sexual, y es la que nos permite subir al cielo en los más placenteros orgasmos. El pene, por su parte, debe estar erecto para disfrutar de una penetración óptima, por lo que puede determinar, en gran medida, la llevada a cabo de la relación sexual completa.

A través de la contracción y relajación de los músculos sexuales, la sangre se concentra en mayor medida en esta zona, por lo que la excitación se da antes y de manera mucho más rápida. La zona se vuelve mucho más sensible; también el clítoris lo percibe. Las consecuencias son rápidas, y sobre todo, muy placenteras.

Mejoran los orgasmos

En ocasiones, llegar al orgasmo durante la relación sexual puede tornarse difícil y complicado en la mujer. En este proceso, el músculo pubococcígeo posee una importancia crucial, pues el orgasmo se produce cuando éste se contrae. Para ello, debe estar bien tonificado. Los ejercicios de Kegel se encargan de ello, de manera que facilitan la llegada al orgasmo femenino y elevan su intensidad.

Ofrecen más placer al hombre

Aunque los ejercicios de Kegel se destinan, principalmente, a mujeres, los hombres también pueden experimentar un placer mucho más intenso como consecuencia de su práctica. Y es que, en el momento de la penetración, un suelo pélvico femenino trabajado acoge el pene de manera mucho más placentera. Las consecuencias para ello también son mucho más intensas; las relaciones serán más excitantes, y los orgasmos masculinos, mucho más intensos.

Aumenta la confianza y el bienestar de la pareja

El sexo es uno de los elementos más importantes a la hora de prevenir problemas en la pareja. Disfrutar de un sexo de calidad puede considerarse una buena garantía. Los beneficios comentados de los ejercicios de Kegel desembocan en un mejor bienestar en la pareja, lo que irradia de manera muy positiva en todos nuestros ámbitos personales. Y es que, como sabemos, las relaciones sexuales liberan las hormonas de la felicidad, lo que nos ayudará a sentirnos más felices y tranquilos.

¿Cómo realizar los ejercicios de Kegel?

Podemos realizar los ejercicios de Kegel siempre que queramos, aunque su eficacia se experimenta si los realizamos de manera rutinaria. Pueden llevarse a cabo en casi cualquier situación, momento y lugar, aunque lo recomendable es realizarlos en un lugar tranquilo y repetir series de 10 ejercicios durante varias veces al día.

Estos ejercicios pueden llevarse a cabo en cualquier músculo de nuestro cuerpo, pero si queremos usarlos para mejorar nuestra vida sexual deberemos centrarnos en los músculos de la vagina o pene. Se trata de realizar contracciones voluntarias de los músculos pélvicos, lo cual puede llevarse a cabo en diferentes situaciones:

  • En el momento de orinar, detener la orina varias veces mientras ésta se expulsa, contrayendo los músculos de la vagina. Los hombres pueden fortalecer sus órganos sexuales de esta misma manera.
  • En el momento de defecar, aumentar o retener la fuerza que permite la expulsión
  • En otros momentos, contraer y relajar la musculatura pélvica, creando series de 10 contracciones y relajaciones. Esto puede llevarse a cabo mientras se realiza el acto sexual, mejorando así el placer masculino al crear presión alrededor del pene.
  • Durante la masturbación también pueden llevarse a cabo. Tensar y relajar la vagina mientras introducimos nuestros dedos y/u otros objetos destinados a tal fin, puede mejorar, también, nuestro suelo pélvico.

Para realizarlo de manera correcta, se recomienda:

  • Llevarlos a cabo todos los días, repitiendo las series entre 2 y 3 veces al día.
  • Aunque puede realizarse en cualquier momento (mientras vemos la televisión, mientras trabajamos, e incluso mientras disfrutamos de nuestros momentos de masturbación y/o relaciones sexuales), se recomienda realizarlos en momentos de relax.
  • Aunque el tiempo dedicado dependa de ciertas circunstancias particulares, es útil realizar 3 series de 8-12 contracciones cada vez. Podemos repetir esta pauta dos veces al día. Por la mañana y por la noche puede ser un plan válido.
  • Si nunca antes hemos realizado estos ejercicios, deberemos empezar por series cortas e ir aumentando el número de contracciones por serie poco a poco.
  • Deberemos evitar concentrar más de 2 conjuntos de músculos a la vez (por ejemplo, los músculos vaginales y los glúteos). La eficacia de este método es mayor si nos centramos en un tipo de músculo. Aunque estos ejercicios pueden realizarse también en otros lugares, como los glúteos, el diafragma o la musculatura lumbar, es recomendable trabajar cada uno de ellos por separado.
  • Una vez tensemos los músculos, deberemos aguantar la tensión unos 5-6 segundos. Tras ello, relajaremos de manera pausada y esperaremos unos 10 segundos para volver a tensar.

De esta manera, los ejercicios de Kegel pueden mejorar de manera sustancial nuestras relaciones sexuales, haciéndolas más placenteras y reforzando la confianza con nuestra pareja. Si, además, quieres vivir experiencias mucho más especiales y cumplir tus fantasías sexuales, en Eden Tenerife te ofrecemos los masajes más placenteros y sensuales. Agenda una cita y ven a visitarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


telefono

+34 662 960 065




whatsapp

Whatsapp


Call Now Button